Las 3 preguntas de la noche

Asfalto pintado padre e hijo
Recuerdo cuando era pequeño, a la hora de irme a la cama, llegaba mi padre para darme las buenas noches. En muchas partes se pensará que venía a darme un beso e irse, pero por entonces cogí una (¿terrible?) costumbre: Hacer 3 preguntas para saber su respuesta. Las preguntas eran de todo tipo, de ciencia, humanidades, animales, religión… Iba pensándolas durante todo el día, para que llegado el momento recibieran respuesta. A pesar de que mi padre no es un estudioso, buscaba la manera de apaciguar mi mente llena de dudas, y dejar que el niño pudiese dormir con un conocimiento más. Ahora me pregunto si con las nuevas tecnologías, teniendo  el móvil o el ordenador a mano, habrá algún niño que tenga una tradición como la mía. Un padre te lleva de la mano, enseñándote el camino a seguir, sea de tierra o de asfalto, como la imagen que preside. Algún día, la pintura del padre amarillo se borrará, y más tarde o temprano, la del hijo también. Sólo queda ver, si el niño cambiará al progenitor por una tecnología que le de  13.100.000 resultados en 0,30 segundos. Mientras tanto, yo espero a que llegue la hora de la noche para poder preguntárselo a mi padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s